3.1 (62%) 10 votes

Soy muy joven, ¿por qué debería contratar un seguro de vida?

Los mayores niveles de contratación de seguros de vida se registra en la edad avanzada, generalmente personas que rebasan la edad de los 40 años y que tienen hijos y pareja que dependen de ellas.

El miedo a que con los años se incrementa el riesgo de muerte o invalidez es lo que hace que las personas contraten un seguro de vida, pero ¿qué ventajas tendría para una persona joven contratar este beneficio?
Las personas jóvenes rara vez se ocupan de pensar en su futuro, especialmente si no está en sus planes formar una familia y tener hijos. Sin embargo, ser joven no debe ser un pretexto para no pensar en contratar un seguro de vida.

Pensar que serás joven toda la vida es un error.

Aunque parezca lejano el momento de comenzar a envejecer, conforme creces vas adquiriendo mayores responsabilidades a nivel personal, familiar y profesional. Así que entre más pronto adquieras un seguro de vida, más barato será.

Si bien es cierto que una persona menor de 35 años puede no tener la facultad económica para contratar un seguro de vida, es una realidad por muchos ignorada que la prima depende de la edad, y por lo tanto es más económico contratar este seguro en la juventud que en edad avanzada.

Ser joven y saludable, y estar alejado de hábitos insanos, son factores que bajan el precio del seguro, debido a que tener una vida sana reduce el riesgo de padecer alguna enfermedad importante que provoque la muerte o genere algún tipo de invalidez.

Además, otra ventaja de contratar un seguro de vida en la juventud es que con los años la prima se va actualizando a tus necesidades de tal manera que puedas cubrir una hipoteca, o enfrentar el incremento exponencial de gastos cuando te enfrentas a la carga parental.

El capital asegurado se puede elevar en cualquier momento para que siempre estés cubriendo tus necesidades económicas y las de los tuyos, al paso de los años.

Nunca es demasiado temprano para pensar en ti y tus más cercanos. La vida no está asegurada, pero sí puedes proteger a los tuyos con un seguro de vida.

En un caso de invalidez de una persona soltera, por ejemplo, significaría una carga económica para los padres debido a la costosa contratación de enfermeras, terapistas, internamientos hospitalarios, etcétera.

En el peor de los casos, sin dinero para poder hacerlo, será una carga emocional y física, por los agotadores horarios de atención y cuidados del propio familiar para el paciente.

¿Quién sufrirá tu pérdida más allá del dolor del alma?

En caso de fallecimiento, pensar en qué sucederá con las personas que dejas puede incentivar tu necesidad de contratar un seguro de vida.

¿Tus padres, tus hermanos, tu pareja, las personas cercanas que siempre han estado ahí para alentarte? ¿Ellos podrán cubrir el costoso funeral imprevisto?

Seguro habrá deudas que pagar por ti, y más seguro es que aquellos compromisos contraídos junto a alguien más, se vuelvan más difíciles de pagar al reducirse los ingresos que los solventaban.

Esas ganas de superación, éxito, y de experiencias nuevas, deben estar respaldadas por la previsión a eventos desafortunados y trágicos. Además, si te gusta viajar a lugares exóticos, debes estar preparado en el caso de necesitar atención médica por alguna enfermedad rara contraída en tu aventura.

Según tus necesidades y estilo de vida, tenemos el seguro de vida para ti con cobertura amplia y a un costo que cualquier joven con un salario normal podría solventar.

Contratar un seguro de vida es pensar en ti y en ellos. Es un acto de protección a la tranquilidad de tus beneficiarios.